Las asociaciones de familiares y los expertos solicitan más fondos para investigar las causas del Alzheimer

Canal: Profesional

La presidenta de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Madrid (AFAL), Blanca Clavijo, ha aprovechado la conmemoración del quince aniversario de la asociación para realizar un "llamamiento a las instituciones públicas para que inviertan más dinero en la investigación" de esta enfermedad.

A pesar de que “ha evolucionado mucho la terapia”, ahora “lo importante es saber cuáles son las causas” de esta patología. Por ello, Blanca Clavijo insiste en que “todos somos conscientes de que en un país tan envejecido como España en 15 años vamos a tener un panorama muy malo si no hacemos algo en esa línea de investigación”.

Si se crean más centros de investigación y se forma a los profesionales se logrará “contribuir al mejor diagnóstico y conseguir métodos que curen la enfermedad” para transformarlo en beneficios para los pacientes, señala el doctor Fernando Valdivieso, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Autónoma de Madrid. No obstante, al no existir de momento una cura para el Alzheimer los principales objetivos son prevenir esta patología y retrasar su aparición.

Para el doctor Valdivieso “actualmente es muy fácil trasladar la investigación básica a la aplicación diagnóstico-terapéutica”. El problema es que en la actualidad la mayor parte de la investigación sobre Alzheimer se enfoca a las causas genéticas de la enfermedad, pero éstas sólo son responsables del uno por ciento de los casos, mientras que el 99 por ciento restante corresponde a la “enfermedad esporádica (la que no tiene causas genéticas)”.

Por su parte, el doctor Justo García de Yébenes, neurólogo de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, explica que también existen muchas dificultades para poder analizar los cerebros tanto de personas con enfermedades neurológicas como de individuos sanos. Por ejemplo, en el Banco de Tejidos para Investigaciones Neurológicas de Madrid (BTIN), del cual es presidente, “el número de donaciones que hay es relativamente pequeño y un porcentaje relativamente grande de cerebros no son aprovechables”.

Precisamente para cubrir las necesidades tanto de los enfermos y sus familias como de los científicos, la fundación Reina Sofía ha lanzado el proyecto Alzheimer, cuya primera fase es un complejo en Madrid compuesto por un centro de formación de familiares, personal sanitario y voluntariado, un centro de día, una residencia y un centro de investigación de la enfermedad. Arturo Coello, secretario de la fundación, espera que el complejo se convierta en “un referente en la lucha contra el Alzheimer” en nuestro país.

Plan General de Alzheimer

En 1998 se creó el Plan Nacional de Alzheimer, del cual surgieron tres anteproyectos, pero no ha llegado a ponerse en marcha. Según Blanca Clavijo, “en el año 2004 no tiene mucho sentido un Plan General de Alzheimer porque esas dotaciones presupuestarias están cedidas a las comunidades autónomas”, por lo que sería más útil que cada autonomía desarrollara su propio plan, algo que hasta ahora sólo ha hecho Andalucía.

En nuestro país no hay datos oficiales del número de enfermos de Alzheimer, pero por extrapolación se calcula que hay 800.000 casos. Sin embargo, “la realidad es que hay muchísimos más enfermos porque hay una carencia de métodos para conseguir un diagnóstico concreto”.

El doctor García de Yébenes advierte que “hay casos de demencias mal diagnosticados”, algo que ocurre en uno de cada tres pacientes. Además muchas veces los enfermos tienen otras lesiones adicionales (por ejemplo, enfermedades vasculares cerebrales). Este especialista considera que el Alzheimer “probablemente no es una única enfermedad, sino un conglomerado de enfermedades”, por lo que el tratamiento será diferente en cada caso.

Educación como neuroprotector

Respecto a la prevención de esta patología, el doctor García de Yébenes indica que “la educación es un factor que protege no sólo contra la enfermedad de Alzheimer sino también contra otras enfermedades neurodegenerativas”, puesto que hay datos de que las demencias son 156 veces más frecuentes en personas mayores de 65 años que no tienen ninguna educación respecto a los que tienen estudios universitarios. Asimismo, estos últimos tendrían un riesgo cuatro veces menor de desarrollar estas patologías y en el caso de que las padezcan son detectados antes, porque realizan tareas más sofisticadas en su vida cotidiana que las personas sin educación.

Aunque las mujeres son las principales afectadas por las demencias, el doctor García de Yébenes matiza que la diferencia entre hombres y mujeres es muy pequeña cuando se trata de personas con el mismo nivel educativo, por lo que la mayor incidencia entre la población femenina responde al menor acceso de la mujer a la educación.

Por el contrario, el doctor Valdivieso rechaza que “el nivel de estudios tenga un efecto directo” sobre las demencias y cree que lo que realmente influyen son los factores socioeconómicos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR