Las actividades preventivas que el médico de Atención Primaria implementa en su consulta no tienen el impacto adecuado en la población femenina

Canal: Profesional

SEMERGEN presenta un estudio novedoso en España, que cuenta con el aval del Ministerio de Sanidad y Política Social, sobre Promoción de la salud y prevención de la enfermedad en la mujer española del siglo XXI. Los resultados del estudio, cuyo objetivo es mostrar la situación real de la salud de la mujer en nuestro país, se han obtenido a través de la realización de 400 encuestas a médicos de Atención Primaria (AP) y 1.200 a mujeres mayores de 16 años.

Especialidades relacionadas: Medicina Familiar y Comunitaria

Las conclusiones han sido claras: Las actividades que el médico de familia implementa en su consulta no presentan la efectividad esperada, ni se traducen en el impacto adecuado en la población femenina.

Esto se debe, según el presidente de SEMERGEN, el Dr. Julio Zarco Rodríguez, a que “en muchos casos confundimos lo que es realizar actividades preventivas de promoción y educación para la salud con el registro que hacemos los médicos, que queremos tener lo más completo posible”. En esta línea, la Dra. Esther Redondo Margüello, miembro del Grupo de Actividades Preventivas de SEMERGEN y una de las autoras del estudio, añade que “la mujer está contemplada en muchos aspectos en la cartera de servicios pero a veces los médicos no hacemos una buena actividad preventiva aunque lo creamos y debemos hacer un ejercicio de reflexión; la consulta de AP tiene todavía una connotación de tratamiento de las patologías y dedicamos poco tiempo a la prevención”.

La Dra. Redondo Margüello mantiene que el médico de AP debe insistir en esta labor, que de por sí cuesta más, “porque si estás mal quieres recuperar tu salud y éste es un incentivo suficiente; sin embargo, si no tienes conciencia de enfermedad y te supone un esfuerzo hacer cosas para mantener una salud que no has perdido, no percibes esa información de la misma manera”.

Sobre este asunto el presidente de SEMERGEN resalta que las actividades preventivas tienen una gran complejidad porque tienen que ver “con procesos de educación para la salud, que están embarcados en un concepto que en SEMERGEN defendemos: la cultura de la salud; eso significa crear herramientas pedagógicas para el médico con el fin de que el individuo pueda cambiar sus hábitos de salud y ayudarle a que lo haga”.

Esa labor pedagógica no se realiza, no obstante, por otro factor, el médico de Atención Primaria debe enfrentarse día a día a la gran demanda que tiene en las consultas. El Dr. Zarco Rodríguez señala asimismo que los facultativos necesitan formación en este ámbito, una de las áreas actuales de trabajo de SEMERGEN.

El máximo representante de esta Sociedad se muestra optimista y piensa que el cambio para que AP se centre más en los aspectos preventivos se producirá pero no a corto plazo: “es complicado porque se necesita una reorientación del modelo asistencial en la futura Ley de Salud Pública, donde la Atención Primaria tiene un papel muy importante orientado a la educación para la salud y la formación de hábitos saludables; esto modificará el tiempo del médico en la consulta y facilitará que se hagan estas acciones”.

Protagonista: la mujer

La idea de centrar el estudio de investigación en la mujer se debe, explica el Dr. Zarco, a que “una gran parte de las actividades de prevención en nuestras consultas se realizan en mujeres, porque así está en la cartera de servicios, y tienen un gran impacto en la salud”. Así, asegura que se echaba en falta algún estudio de género “que ponga de manifiesto si el abordaje de las perspectivas de salud de la mujer son las adecuadas o no”. Por su parte, la Dra. Redondo indica que se ha realizado un análisis específico además “porque las mujeres son las que están más implicadas en la prevención de la salud familiar y tienen más conciencia de las actividades preventivas que los hombres, pero fundamentalmente en el ámbito ginecológico, no en otras áreas”.

El presidente de SEMERGEN insiste en que era necesario dicho estudio de de género ya que hay elementos de la salud que influyen en generar perfiles diferenciales respecto a los hombres y “eso influye en lo que hacemos los profesionales, lo que tiene impacto en el modelo sanitario y por tanto, en la sostenibilidad del sistema; el estudio sirve para mejorar la eficacia y la eficiencia de las acciones sanitarias y que haya una mayor sostenibilidad”.

Ambos representantes de SEMERGEN defienden la educación para la salud y en iniciarla, cuanto antes, desde la escuela: “en ese ámbito es donde podemos enseñar los beneficios de una dieta equilibrada, de la planificación familiar, hábitos de vida saludables, etc.; de muchas cosas que nos servirían luego en la consulta”, afirma la Dra. Esther Redondo. Por ello, espera que se cambie la cartera de servicios y que el médico de AP tenga más tiempo para acercarse a los colegios para impartir esa educación sanitaria.

Tabaquismo, sedentarismo, dieta y osteoporosis

Las áreas de análisis del estudio de investigación se centran en algunos temas de interés como el ejercicio, la alimentación y los hábitos tóxicos como el consumo de tabaco, alcohol y drogas. Destaca el hecho de que el 25 por ciento de las mujeres encuestadas son fumadoras activas, la mitad de las cuales ha intentado dejarlo sin éxito en repetidas ocasiones a pesar de las numerosas campañas de prevención y de que el 95 por ciento de los médicos de AP que han realizado la encuesta manifiestan que siempre o casi siempre dan consejos antitabaco a sus pacientes femeninas, al menos cada dos años.

En opinión de la Dra. Redondo Margüello, “hay distintos factores que influyen: por un lado, la mujer se ha incorporado a fumar después del hombre y tienen el de calaje de no ver otras muertes de su sexo que padezcan cáncer de pulmón, lo que hace que la concienciación en ellas sea más complicada”.

En cuanto a la práctica de ejercicio físico el 34 por ciento de las mujeres encuestadas no realiza ninguna actividad física; sólo el 10,66 por ciento declara realizar de 1 a 2 horas semanales. Sin embargo, casi el 76 por ciento de los médicos de Atención Primaria creen que todas o la mayoría de sus pacientes están informadas de que deben aumentar su actividad física. La experta opina en este sentido que la mujer tiene una desventaja de género: “Al incorporarse al mercado laboral no tiene tiempo de nada ya que la casa y la familia siguen siendo de ella y no le llega el tiempo para hacer ejercicio”. La solución, “tenemos que concienciarla de que tiene que caminar o enseñarle técnicas que se pueden hacer en casa”, subraya.

Respecto a otro hábito de vida saludable como es el mantener una correcta alimentación y, a pesar de que la mujer sigue siendo la que hace la compra y planifica la dieta de la familia, “en contra de lo que pensábamos -explica la representante del Grupo de Actividades Preventivas de SEMERGEN- si se tiene que poner a dieta recurre primero a la prensa, internet o a amigos y por último, al médico de cabecera”. Esto ocurre, añade, “por la facilidad en el recurso y porque a veces cuando va a la consulta del médico de cabecera le da una dieta estándar y no le explica nada más”.

La osteoporosis es una de las patologías más preocupantes para las mujeres y sobre la que el 88% de los médicos de Atención Primaria consultados manifiesta que, siempre o casi siempre, proporciona información sobre factores de riesgo. No obstante, más de la mitad de las mujeres mayores de 50 años dicen estar poco o nada informadas sobre esta enfermedad. De las que lo están, el 22% reconoce que ha sido el médico de AP quien les ha proporcionado dicha información. “Hace unos años -explica la Dra. Esther Redondo- no teníamos formación ni manejo del arsenal terapéutico sobre esta patología pero se nos ha dado mucha formación en los últimos años y está cambiando”.

Toma de medidas

El estudio de investigación expone la fotografía real de la situación de la salud de la mujer en España y además recomienda una serie de acciones de mejora a realizar en cada ámbito con el fin de que el médico de familia adecúe sus actuaciones a las necesidades de la población femenina. Así, “a partir de ahora -explica el presidente de SEMERGEN- el Grupo de Actividades Preventivas va a generar proyectos concretos que van orientados a las distintas áreas que más prevalencia tienen o que más impacto pueden tener en la salud global”.

Por ejemplo, en el ámbito de los hábitos tóxicos el documento recomienda acciones a realizar como charlas en universidades, institutos y centros de salud por parte de pacientes que hayan consumido dichas sustancias, acompañados de un médico de AP. O para fomentar la alimentación saludable, adiestrar al paciente para que trimestralmente complemente un “Diario nutricional” donde puede anotar, durante una semana, todo lo que consume, informándole de la utilidad de este diario y de cómo debe recoger los datos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR