La sobrecarga del cuidador debe contemplarse en el abordaje de las demencias, defiende el Consenso Español sobre Demencias

Canal: Profesional

En el marco del Consenso Español sobre Demencias, promovido por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la Sociedad Española de Psicogeriatría (SEPG), se han debatido las carencias más importantes que se detectan actualmente en el manejo de las demencias.

Cincuenta psiquiatras expertos en demencias se han reunido recientemente en Sitges para abordar, analizar y debatir aspectos sobre diagnóstico, terapias, organización asistencial y aspectos éticos y legales de las demencias, la causa más importante de discapacidad en el anciano, y cuya incidencia ha crecido con el envejecimiento progresivo de la población. Los objetivos del encuentro han sido mejorar la atención a las demencias, aumentar la sensibilidad de la sociedad hacia este problema, destacar la existencia de terapias eficaces y combatir el nihilismo terapéutico hacia este tipo de patologías.

Actualmente, se estima que existen alrededor de 600.000 personas con demencia en España, de las que sólo el 30-40 por ciento estaría correctamente diagnosticado y tratado de acuerdo con los estándares de atención reconocidos internacionalmente. Las demencias repercuten enormemente no sólo en la vida del paciente, sino también en la de sus cuidadores. Estas repercusiones, de tipo social, somático y psicológico, adquieren mayor relieve en la medida en que el número de cuidadores potenciales en nuestra sociedad disminuye, debido al cambio en el rol social de la mujer.

Además, las demencias constituyen la causa fundamental de incapacitación civil en personas mayores y por ello, una de las principales conclusiones del Consenso es que el psiquiatra debe ser especialmente consciente de las implicaciones éticas y legales de aspectos como el internamiento, las voluntades anticipadas, el consentimiento informado para la investigación y las intervenciones médicas, así como de la evaluación de la capacidad, tanto general como para circunstancias especiales, entre otras.

Respecto a la mejora del abordaje de las demencias, “es fundamental establecer una metodología de evaluación y diagnóstico, y una buena organización asistencial, y ello pasa por la participación del psiquiatra en asistencia interdisciplinaria y por la incorporación de procedimientos estandarizados de evaluación y tratamiento”, afirma el doctor Manuel Martín, coordinador del grupo de Consenso. Actualmente, “la enfermedad de Alzheimer (EA), constituye uno de los retos sociosanitarios más importantes de nuestro país, al igual que en todos los países de nuestro entorno”, añade el especialista.

La sobrecarga del cuidador

En los pacientes con demencia es habitual la presencia de trastornos psiquiátricos y del comportamiento, dada su relevancia para la gravedad clínica, con lo que existe una gran sobrecarga del cuidador del paciente. “Son precisamente los trastornos psicológicos y conductuales los que mayor sufrimiento ocasionan a pacientes y cuidadores, y son también los que mayor coste generan, de ahí la importancia de atenderlos adecuadamente”, subraya el doctor Luis Agüera, del Hospital 12 de Octubre de Madrid, y uno de los especialistas que han participado en el grupo de Consenso. Por ello, “la prevención y abordaje de la sobrecarga del cuidador debe formar parte de la atención integral a las demencias”, defiende.

Otro de los aspectos analizados ha sido el diagnóstico de las demencias. En este sentido, los especialistas han destacado la necesidad de realizar un diagnóstico precoz del síndrome demencial y una aproximación etiológica lo más precisa posible, estableciendo un diagnostico diferencial con la depresión y otras enfermedades psiquiátricas.

Por otra parte, el diagnóstico de la demencia “no debería ser privativo de centros especializados, sino que cualquier médico debería ser capaz de iniciar la sospecha diagnóstica de la demencia, presentando atención a determinados síntomas”, subraya el doctor Agüera.

Evitar el nihilismo terapéutico

Otra de las conclusiones del Consenso Español sobre Demencias es “la conveniencia de utilizar adecuadamente las opciones terapéuticas de eficacia probada, evitando el nihilismo terapéutico”. En este sentido, el tratamiento debe incluye medidas farmacológicas y no farmacológicas, así como intervenciones sobre los cuidadores.

Actualmente, entre las medidas farmacológicas utilizadas destacan los inhibidores de la colinesterasa, como rivastigmina, galantamina, donepezilo y memantina en la EA. Para tratar los síntomas de los trastornos psiquiátricos y del comportamiento, son eficaces los antidepresivos, los estabilizadores del ánimo y los antipsicóticos atípicos.

Otro de los aspectos destacados por los especialistas en el Consenso es el un papel relevante a la asistencia, ya que actualmente existe una grave falta de coordinación en la atención a estas patologías, que afecta tanto a la coordinación entre distintos niveles asistenciales, como a la interdisciplinariedad, y a la cooperación entre servicios sanitarios y sociales. Por ello, el Consenso apunta la necesidad de reforzar el principio de la continuidad de cuidados y subraya el papel fundamental de la Atención Primaria en la detección precoz y atención continuada al paciente con demencia.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR