La pérdida de sueño precede a los síntomas del Alzheimer

Canal: Profesional

La evidencia preliminar sugiere tentativamente que la conexión puede trabajar en ambas direcciones: las placas de Alzheimer interrumpen el sueño y la falta de sueño promueve la creación de placas de Alzheimer.

La pérdida de sueño precede a los síntomas del Alzheimer
Especialidades relacionadas: General, Geriatría, Neurofisiología Clínica, Neurología

El sueño está alterado en las personas que están en las primeras fases de enfermedad Alzheimer, pero aún no tienen la pérdida de memoria u otros problemas cognitivos característicos de la patología en toda regla, concluyen investigadores de la Escuela de Medicina de St. Louis de la Universidad de Washington (Estados Unidos) en un artículo de la revista JAMA Neurology.

El hallazgo confirma observaciones anteriores de algunos de los mismos investigadores. Estos estudios mostraron en ratones una relación entre la pérdida de sueño y las placas cerebrales, una característica de la enfermedad de Alzheimer, por lo que la evidencia preliminar sugiere tentativamente que la conexión puede trabajar en ambas direcciones: las placas de Alzheimer interrumpen el sueño y la falta de sueño promueve la creación de placas de Alzheimer.

“Este vínculo nos puede proporcionar una señal fácilmente detectable de la patología de Alzheimer”, dice el autor principal, David M. Holtzman, jefe del Departamento de la Universidad de Washington de Neurología. “A medida que empezamos a tratar a las personas que presentan marcadores de Alzheimer precoz, cambios en el sueño, en respuesta a la terapia, pueden servir como un indicador de si los nuevos tratamientos están teniendo éxito”, añade.

Los problemas del sueño son comunes en personas que tienen enfermedad sintomática de Alzheimer, pero los científicos recientemente han empezado a sospechar que también puede ser un indicador de enfermedad temprana. El nuevo estudio es uno de los primeros en conectar el momento inicial de la enfermedad de Alzheimer y los trastornos del sueño en los seres humanos, según los autores.

Para el nuevo estudio, los investigadores reclutaron a 145 voluntarios de la Universidad Charles F. Knight Joanne y el Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer. Todos los voluntarios tenían entre 45 y 75 años de edad y estaban normales cognitivamente cuando se inscribieron en esta investigación.

Como parte de otro estudio en el centro, los científicos ya habían analizado muestras de fluidos espinales de los voluntarios para los marcadores de la enfermedad de Alzheimer. Las muestras se detectó que 32 participantes con la patología preclínica, es decir, que pueden tener placas amiloides presentes en el cerebro, pero aún no se habían detectado impedimentos cognitivos.

Los participantes mantuvieron diarios de sueño al día durante dos semanas, teniendo en cuenta el momento en que se fueron a la cama y se levantaron, la información del número de siestas echadas el día anterior y otras cuestiones relacionadas con el sueño. Los investigadores registraron los niveles de los participantes de la actividad por medio de sensores en la muñeca que detecta los movimientos del usuario.

“La mayoría de las personas no se mueven cuando están dormidos y hemos desarrollado una manera de utilizar los datos que recogimos como un marcador de si una persona estaba dormida o despierta”, explica el primer autor, Yo-El Ju, profesor asistente de Neurología. “Esto nos permitió evaluar la eficiencia del sueño, que es una medida de la cantidad de tiempo que se pasa en la cama durmiendo”, añadió.

Los participantes que tenían enfermedad de Alzheimer preclínica poseían una menor eficiencia del sueño (80,4 por ciento) que las personas sin marcadores de la patología (83,7 por ciento). En promedio, las personas con enfermedad preclínica estaban en la cama más tiempo que los demás participantes, pero pasaban menos tiempo durmiendo. También echaban la siesta más a menudo.

“Cuando nos fijamos específicamente en el peor de los durmientes, los que tienen una menor eficiencia del sueño del 75 por ciento, fueron más de cinco veces más propensos a tener enfermedad de Alzheimer preclínica que aquellos que dormían bien”, resalta Ju, que junto a sus colegas está realizando estudios con participantes más jóvenes que tienen trastornos del sueño.

“Creemos que esto nos puede ayudar a tener una mejor idea de la forma en que esta conexión fluye: ¿la pérdida de sueño acelera el Alzheimer, la enfermedad de Alzheimer conduce a la pérdida de sueño o es una combinación? Esto nos ayudará a determinar si se puede cambiar el curso de la enfermedad con fármacos u otros tratamientos”, concluye Ju.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR