La mujer española tiene su primer hijo a los 30 años

Canal: Profesional

El retraso en la edad en el que las mujeres españolas tienen su primer hijo ha disparado la necesidad de recurrir a los óvulos donados por terceros. Así, en 2003, del total de transferencias realizadas, una cuarta parte son ciclos de donación de ovocitos, lo que representa un aumento del 15 por ciento respecto al año anterior.

El retraso en la edad en el que las mujeres españolas tienen su primer hijo ha disparado la necesidad de recurrir a los óvulos donados por terceros. Así, en 2003, del total de transferencias realizadas, una cuarta parte son ciclos de donación de ovocitos, lo que representa un aumento del 15 por ciento respecto al año anterior. El pasado año ya se registró un aumento del 10 por ciento sobre los datos de 2002. “Este crecimiento es una de las pruebas más evidentes del retraso en la concepción”, asegura la doctora Rocío Núñez, embrióloga de la Clínica Tambre de Madrid. En la actualidad la edad en que la mujer española tiene su primer hijo es a los 30 años, mientras que en 1990 lo hacía a los 26. Además, cada vez es más frecuente que muchas mujeres se decidan a tener un segundo hijo cerca de la cuarentena, lo que dificulta las posibilidades de fertilidad.

Al igual que ocurre con la utilización de espermatozoides de donantes, el empleo de los óvulos de terceros está considerado como el último recurso en reproducción asistida, según la doctora Núñez. La donación de ovocitos consiste en la fecundación de los óvulos procedentes de una donante con espermatozoides de la pareja de la paciente. Una vez conseguidos los embriones, se le transfieren al útero de la receptora. Las principales indicaciones son edad, enfermedades cromosómicas, ausencia congénita de gónadas, menopausia precoz, antecedente de quimioterapia, cirugía radical de ovarios por cáncer, endometriosis o infección pélvica, tumores ováricos, endometriomas y mala calidad ovocitaria o baja respuesta. Las únicas indicaciones que no son tratamientos de primera elección son la edad y la mala calidad de los ovocitos o escasa-nula respuesta a la inducción de la ovulación. En el resto de los diagnósticos, la única alternativa para conseguir un embarazo es la donación de ovocitos.

“Con el paso del tiempo, en ocasiones, la reserva ovárica femenina comienza a disminuir sensiblemente, hasta prácticamente agotarse. La solución entonces reside en la recepción de ovocitos procedentes de donante”, explica el doctor Pedro Caballero, director de la Clínica Tambre. “Sólo en los casos en los que inicialmente se comprueba que no existe reserva ovárica (fallo ovárico precoz) o también pueden existir la posibilidad de enfermedades hereditarias, este será el primer tratamiento de elección”, añade.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR