La lactancia materna previene el riesgo de enfermedad cardiovascular por hipertensión

Canal: Profesional

Un estudio inglés en niños prematuros corrobora que tomar leche de pecho en el primer año de lactancia previene la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares asociadas, algo que también podría darse en los bebés no prematuros.

Aquellos bebés prematuros que son alimentados con leche materna tienen menos posibilidades de desarrollar un problema de hipertensión en su vida adulta, según un estudio randomizado del Instituto de Salud Infantil en Londres. Aunque según este equipo de expertos, que investiga la relación entre los hábitos alimenticios en los primeros años de vida y los problemas de presión alta en el futuro de estos niños, los beneficios de la leche materna podrían extenderse a todos los bebés.

“Los potenciales efectos de la primera alimentación en la salud futura y su relación con las patologías cardiovasculares es un tema de salud pública de gran importancia”, afirman los autores de este estudio, quienes señalan cómo la asociación entre bajo peso al nacer, hipertensión y enfermedades arteriocoronarias parece consistente, inspirando la hipótesis de que “la desnutrición en los primeros meses de vida puede programar problemas cardiovasculares en la vida adulta, como hipertensión”.

El estudio, dirigido por el doctor Atul Singhal y publicado en The Lancet, se inició controlando la alimentación de 216 niños prematuros a los que se les administró leche de pecho, una fórmula enriquecida con un nutriente especial para bebés prematuros o una fórmula de leche estándar. Y luego, cuando alcanzaron la adolescencia, entre los 13 y los 17 años, se les tomó los niveles de tensión, encontrando que aquellos alimentados con leche de pecho tenían una presión menor que aquellos alimentados con fórmula.

Los resultados corroboraron la importancia de la alimentación durante el primer año de vida, pues según los autores, “el mayor riesgo de enfermedad coronaria entre los hombres con un peso menor al normal a la edad de un año, ya sugería que el periodo en que la nutrición tiene mayor influencia sobre la salud cardiovascular es el primer año de vida postnatal”.

Pero los autores reconocen que debe investigarse más en este campo para confirmar sus sospechas de que los resultados pueden extenderse a los bebés no prematuros. Y subrayan que los nuevos estudios deben hacerse con diseños randomizados. Tampoco se conocen, resaltan estos expertos, qué elementos de la leche son los que producen este beneficio preventivo. Si bien algunos autores lo relacionaban con el contenido de grasa y sodio de la leche de pecho, las fórmulas utilizadas tenían niveles similares. Así que este equipo atribuye estos beneficios a otros elementos de la leche materna como factores inmunes, células humanas, hormonas, factores de crecimiento y enzimas.

Descargar en formato PDF el trabajo original Early nutrition in preterm infants and later blood pressure: two cohorts after randomised trials desde la web de The Lancet

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR