La FDA registra en el último año más de 1.400 estudios clínicos con células madre

Canal: Profesional

Un gran número de médicos confía en que la aplicación terapéutica de células madre adultas representen en el futuro una opción para el tratamiento de muchas enfermedades que hasta ahora sólo han podido ser tratadas de manera insuficiente. Los esfuerzos en el campo de la investigación que se están llevando a cabo en este ámbito son la prueba de la importancia que se concede a este tipo de terapias.

Como fuente para la obtención de células madre adultas se utiliza en estos momentos, sobre todo, médula ósea, sangre periférica y cada vez en mayor medida sangre del cordón umbilical. Esta última tiene la ventaja de que contiene células madre jóvenes, especialmente vitales, con un elevado potencial de diferenciación y regeneración. Por ello, existe la esperanza de que con la aplicación de estas células, en comparación con las procedentes de médula ósea, se puedan conseguir mejores resultados terapéuticos. Por otra parte, las células madre procedentes de sangre del cordón umbilical no contienen, por regla general, ningún tipo de virus u otros agentes patógenos y en caso de necesidad están disponibles de inmediato.

Según afirma Santiago Luengo, director general de Secuvita, en los últimos años se están empezando a vislumbrar aplicaciones terapéuticas donde la sangre procedente de la placenta y el cordón umbilical juega y jugará un papel importante.

Así lo corrobora la cantidad de estudios registrados por la FDA, el organismo más importante a nivel internacional en materia de regulación de fármacos. “Estamos en un momento donde se va conservando la sangre de aquellos bebés cuyos padres lo deciden, y esto permitirá, siempre y cuando se conserven bajo estrictas normas de control y calidad, su aplicación futura. La ciencia, en general, da pocos pasos hacia atrás y veremos avances, en los próximos años, que ahora nos resultan casi de ciencia ficción”, subraya.

En este sentido, añade que la misión de Secuvita es procesar esa sangre, asegurar que cumpla todos los parámetros de calidad establecidos para un medicamento y conservarla para su uso futuro con las máximas garantías.

En caso de la aplicación de células madre cabe diferenciar la utilización de células propias (autólogas) y de células ajenas (alogénicas). Estas últimas se utilizan sobre todo para combatir leucemias u otras enfermedades de la sangre. Las células madre autólogas, por el contrario, se aplican en casos de tumores sólidos y representan, por tanto, una esperanza en el campo de la medicina regenerativa. Aproximadamente en el 67 por ciento de todos los trasplantes se vienen aplicando células madre propias.

En estos momentos se está investigando la aplicación terapéutica de células madre autólogas en muchas enfermedades generales y en otras más graves. En estos ámbitos ya se han conseguido algunos éxitos. Tal y como afirma la FDA, las primeras aplicaciones terapéuticas de células madre autólogas están dando resultados prometedores en patologías como el infarto de miocardio,la diabetes tipo 1, la regeneración de células nerviosas, el carcinoma hepatocelular y las enfermedades neurodegenerativas.

En lo que respecta a la diabetes tipo 1, la Universidad de São Paulo (Brasil) ha desarrollado una nueva aplicación terapéutica en colaboración con la Northwestern University de Chicago, EEUU. En un estudio clínico se han tratado por vez primera con éxito, con células madre propias, 13 pacientes con diabetes de tipo 1. En todos los pacientes se consiguió una mejora en la producción propia de insulina y casi todos los tratados pudieron suspender temporalmente y de manera completa la ingesta de insulina. Por otro lado, Investigadores de la Universidad de Florida en Gainsville administraron a niños, a quienes se les acababa de diagnosticar diabetes, células madre de la sangre de su propio cordón umbilical, que había sido conservada desde su nacimiento. El grupo tratado de este modo (14 niños) consiguió, con una pequeña administración de insulina, un mejor control de la diabetes que el grupo de control, que había sido tratado sin sangre del cordón umbilical. Los científicos explican que esto tiene que ver con una normalización del sistema inmune alterado.

Enfermedades Neurodegenerativas

Actualmente se está investigando en la Universidad de California una nueva opción terapéutica para estas enfermedades, ya que los científicos están utilizando células madre adultas para mejorar la memoria en ratones. El jefe del equipo de investigadores, Mathew Blurton-Jones, señala acerca del resultado: “Éste es uno de los primeros informes a propósito de un trasplante de células madre en el que se ha podido recuperar la memoria. Esto viene a confirmar los conocimientos de que las células madre no sólo son útiles para el tratamiento de enfermedades con fallo de las funciones motoras. Estas pueden ser de utilidad igualmente en los casos de angina de pecho o de lesiones cerebrales traumáticas e, incluso, potencialmente para tratar la enfermedad de Alzheimer”.

El Dr. Jaime Pérez de Oteyza, del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, afirma que en los últimos años se están produciendo numerosos avances en el campo de la medicina regenerativa. “Los modelos experimentales que demostraban la potencialidad de las células madre para diferenciarse y regenerar tejidos, están dando paso a experiencias clínicas de empleo de células madre adultas en pacientes con distintas enfermedades. Especialmente alentadores parecen los resultados obtenidos en la Universidad de Florida en el tratamiento de niños con diabetes tipo I mediante aplicación de células madre de su propio cordón umbilical. El aumento observado en la producción endógena de insulina y la disminución de los requerimientos de insulina exógena, permitirá mejorar la calidad de vida de estos pacientes”, subraya.

Sobre la Sangre del Cordón Umbilical

La SCU es una fuente de células madre muy valiosa, que no presenta problemas éticos, con efectos terapéuticos probados en más de 40 enfermedades. Estas incluyen la leucemia aguda linfoblástica y el linfoma Non-Hodgkin; la anemia aplásica severa y la anemia de Diamond Blackfan; la talasemia y otros desórdenes genéticos.

En todo el mundo se han realizado más de 8.000 trasplantes de SCU. Los trasplantes de SCU entre familiares tienen una tasa de supervivencia significativamente superior a los trasplantes entre personas no emparentadas.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR