La depresión mayor aumenta el riesgo de muerte en pacientes oncológicos

Canal: Profesional

Un estudio realizado por investigadores del IDIBAPS-Clínico, revela que una depresión mayor puede duplicar el riesgo de muerte en los pacientes oncológicos. En el caso concreto de los afectados por cáncer hematológico, el estudio confirma que este tipo de depresión es un factor predictivo de más mortalidad entre uno y tres años después de recibir un trasplante de médula.

Aunque no existe consenso al respecto, desde hace bastante tiempo para muchos expertos cobra importancia la hipótesis de que cáncer y depresión comparten algunos mecanismos fisiopatológicos comunes y sugieren, por tanto, una relación entre la presencia de depresión y una menor supervivencia en enfermos de cáncer.

Tal y como explica el doctor Jordi Blanch, psiquiatra del Instituto Clínico de Neurociencias del Hospital Clínico de Barcelona, “según una teoría, la depresión afecta a un eje hormonal hipotálamo-hipófisis-suprarrenal que es el responsable de la secreción del cortisol y en pacientes deprimidos habría un aumento de los niveles de esta hormona que a la vez podría afectar al sistema inmunitario”. “Entonces los pacientes deprimidos tendrían una mayor debilidad inmunitaria y esto influiría en que determinadas enfermedades inmunitarias pudieran progresar”, añade este experto.

Una teoría que se ha visto reforzada con la reciente publicación en la revista Journal Clinical of Oncology de un estudio realizado por los doctores Jesús M. Prieto, Jordi Blanch y Cristóbal Gastó, entre otros investigadores, del equipo Bases biológicas del trastorno psíquico y psiquiatría nuclear del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS).

El estudio

El estudio, en el cual se han usado criterios psiquiátricos estandarizados para comprobar el impacto de la depresión en la mortalidad, es el más grande de estas características realizado hasta ahora y, en opinión del Dr. Blanch, “de una calidad metodológica muy alta”.

Se llevó a cabo entre los años 1994 y 1997 y participaron 199 pacientes con cáncer hematológico que habían recibido un trasplante de progenitores hematopoyéticos y habían sobrevivido al periodo crítico de 90 días posteriores. “A todo ellos se les hizo un seguimiento antes de hacer el transplante, durante el tiempo que estuvieron hospitalizados para el trasplante” (cada siete días para valorar su estado anímico) y después “se les controló a medio y largo plazo con visitas a los seis meses, al año, a los tres y a los cinco años”, aclara este investigador.

“El objetivo era intentar estudiar la afectación del trasplante sobre la afectividad, estado de ánimo de los pacientes y, en segundo lugar, al revés, como podía afectar el hecho de que estuvieran deprimidos en la evolución de todo el proceso”, relata el Dr. Blanch.

De los 199 enfermos estudiados, 18 padecían depresión mayor (un nueve por ciento), 17 tenían síntomas de depresión menor (el 8,5 por ciento) y los 164 restante no evidenciaban ningún estado depresivo (82,5 por ciento). En este punto el estudio demostró que “el pronóstico de los pacientes que presentaban depresión a medio y largo plazo era peor que el de los que no padecían depresión”, comenta el Dr. Blanch.

Una vez analizados los datos referentes a supervivencia, los resultados mostraban una pronunciada mortalidad en los tres primeros años en pacientes con cáncer y depresión mayor. Así, los porcentajes de supervivencia de los enfermos con depresión mayor tras el trasplante fueron de 50 por ciento al cabo de un año, 33,3 por ciento pasados tres años y el mismo porcentaje a los cinco años. En cambio, los mismos índices en pacientes sin depresión fueron significativamente más elevados: un 77,4 por ciento, 60,4 por ciento y 53 por ciento, respectivamente.

Diagnóstico precoz y abordaje multidisciplinar

Tal y como explica el Dr. Prieto, “la presencia de depresión en enfermos con cáncer disminuye la capacidad y la posibilidad de actuación de los mecanismos de defensa que el paciente tiene para afrontar y luchar contra esta segunda enfermedad”. Los estados depresivos también pueden afectar a las conductas que sigue el enfermo a la hora de seguir las pautas de curación. “La apatía y el pesimismo juegan en contra de la adherencia al tratamiento contra el cáncer y de los consejos médicos, como no fumar ni beber alcohol”, recalca este experto.

Según los autores de la investigación, los datos demuestran la importancia de la detección precoz y del tratamiento de la depresión mayor en estos enfermos. Resultados parecidos se han encontrado en otros tipos de cáncer, como el de mama o pulmón.

El Dr. Jordi Blanch, espera que “las conclusiones de este estudio se conviertan en una referencia para estudios posteriores” y confía “en su trascendencia en la actividad médica asistencial”.

Pese a que los mecanismos que pueden explicar la asociación entre depresión y mortalidad no se conocen con exactitud, los investigadores recalcan que se tendría que impulsar la creación de un protocolo de tratamiento psiquiátrico y oncológico integrado. No sólo por personas con un cuadro depresivo, sino en enfermos a los cuales la noticia del cáncer los ha entristecido sobremanera.

En varios estudios se señala que una atención psiquiátrica y/o psicológica adecuada puede mejorar la calidad de vida de estos enfermos, reducir el padecimiento psicológico, disminuir el tiempo de ingreso hospitalario e, incluso, favorecer su supervivencia. En esta línea, desde hace unos años, existe en los hospitales catalanes la figura del psico-oncólogo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR