Investigadores españoles descubren cómo actúa un fármaco capaz de eliminar células cancerosas

Canal: Profesional

El fármaco también se utiliza contra la malaria y permite adherirse a una secuencia de ADN entre bases iguales, lo que podría servir para elaborar fármacos antitumorales que actúen sobre las células cancerígenas que se quiere eliminar y no sobre las sanas, siendo más efectivo y menos tóxico.

Investigadores españoles descubren cómo actúa un fármaco capaz de eliminar células cancerosas

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) ha descubierto cómo una sustancia natural, obtenida de una liana africana, actúa sobre el ADN de una forma completamente desconocida hasta ahora. El hallazgo, dirigido por Miquel Coll y Juan Aymani, ha sido publicado en las revistas científicas Nature Structural Biology y Nature Reviews Drug Discovery.

Esta sustancia se obtiene de un extracto de las raíces de una planta, Cryptolepsis sanguinolenta, usada tradicionalmente en África Central y Occidental contra la malaria, por lo que se la llama también quinina de Gana. Pero, además, este estudio ha encontrado una nueva e importante propiedad medicinal, pues es capaz de eliminar células cancerosas resistentes a otros fármacos.

Para investigar la interacción del fármaco derivado de esta sustancia con el ADN se han empleado los sincrotrones de Grenoble y Hamburgo que, a modo de gigantescos microscopios, permiten visualizar la estructura de las moléculas.

Ello ha permitido observar cómo la forma asimétrica del fármaco permite que se pueda adherir, sin enlaces, a una secuencia determinada de letras del ADN. Hasta ahora, muchos fármacos antitumorales, como la amsacrina o la adriamicina, actúan adheriéndose entre las letras del alfabeto genético, por lo que se conocen como intercaladores, y se introducían entre letras distintas. Pero por primera vez se constata la eficacia de un fármaco intercalador que se introduce también entre bases iguales.

De esta forma, el descubrimiento abre una puerta para el diseño de fármacos antitumorales y antimaláricos más específicos que sólo afectan a las células que se quiere eliminar y no a las células sanas. Con ello, se conseguiría una mayor efectividad y una menor toxicidad para el paciente. En el estudio también han intervenido investigadores británicos de la Universidad de Londres y de la Universidad de Bradford.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR