Investigación contra el cáncer en Europa (II)

Canal: Profesional

Segunda parte de este especial donde descubrimos las últimas investigaciones contra el cáncer llevadas a cabo con el apoyo de la Unión Europea. La inmunoterapia, la detección, la cirugía y la radioterapia son los campos de estos últimos avances.

La inmunología es uno de los campos donde más progresos se han presentado en los últimos años. El conocimiento científico está mejorando y cada vez se sabe más sobre las células que actúan en nuestro sistema inmunológico, su papel y las moléculas que utilizan para comunicarse, detectar enfermedades y combatirlas. Este progreso podría tener muchas aplicaciones en oncología, aunque muchas aún están en fase experimental.

El sistema inmune no sólo actúa defendiendo al cuerpo de agresores externos, sino que es capaz de detectar células tumorales que han modificado su identidad molecular. Sin embargo, existen situaciones en las que los leucocitos que nos protegen tienen dificultad en reconocer y destruir a los enemigos, por lo que necesitan ayuda para cumplir su misión.

Educando a los leucocitos

Una de las estrategias más prometedoras en la que trabajan diversos laboratorios europeos se lleva a cabo en dos fases: primero, se ayuda a los leucocitos a reconocer las células enfermas, poniéndolas en contacto con células tumorales obtenidas por cirugía, con lo que conseguiría vacunar al paciente contra su propio tumor. Y después, estos leucocitos son fortalecidos en el laboratorio antes de ser reincorporados al cuerpo del paciente.

Si se modifican en un número suficiente, el resultado esperado es que sean capaces de destruir las células cancerosas. Sin embargo, este procedimiento tardará varios años aún en perfeccionarse. Pero las expectativas son enormes, ya que estos superleucocitos podrían destruir, teóricamente, todas las células cancerosas tanto de tumores primarios como de secundarios, ya que los segundos tienen las mismas características biológicas que los primeros.

Detección por marcadores

Otro frente donde se desarrolla una intensa investigación es en el campo de la detección precoz y no invasiva. Muchos cánceres sólo pueden ser detectados por algunos tipos de biopsias que toman muestras de células para su análisis. Pero en algunas zonas esto puede ser difícil. Por lo que varios equipos de investigación trabajan en el desarrollo de marcadores moleculares o moléculas asociadas con los cánceres que permitan identificarlos con un simple análisis de sangre.

Ello llevaría a un ahorro de tiempo en el diagnóstico y evitaría la cirugía que afecta a la calidad de vida del paciente. El mayor avance en los últimos años en este campo se ha conseguido en el cáncer de próstata gracias a la enzima PSA que indica la posible presencia de esta enfermedad. También se están llevando a cabo proyectos para detectar el cáncer de vejiga, el colorectal y el de mama.

Cirugía y radioterapia

Estas estrategias tradicionales también se están beneficiando de diversos avances científicos. El principal es la cirugía guiada por medios tecnológicos, más precisa y sistemática, que empieza a ser una realidad. También el radiodiagnóstico ha progresado rápidamente, abriendo nuevas posibilidades de diagnóstico precoz.

En este sentido, un equipo de la Universidad de Halle, en Alemania, estudia un método de cirugía guiada por imagen de resonancia magnética, basándose en la circulación de la sangre. Esta técnica permite detectar zonas sospechosas que pueden medir menos de un centímetro de diámetro. Aunque estas lesiones no tienen por qué ser necesariamente cancerosas, por lo que aún son necesarias biopsias para confirmar el diagnóstico. En palabras de la doctora Sylvia Heywang-Kobriunner, “nuestro método hace posible insertar una aguja en la zona precisa y extraer una muestra”.

Durante los últimos tres años y medio, su equipo ha estudiado más de 500 tipos de lesiones de las que una de cada cuatro eran malignas. Los beneficios de esta técnica, según la doctora Heywang, son “un menor daño en la mama y que se pueden limpiar los márgenes alrededor del tumor, consiguiendo evitar el riesgo de tumores residuales”.

La lucha contra el cáncer continúa en todos estos frentes, ofreciendo una esperanza a la población europea. Las últimas estimaciones afirman que uno de cada tres europeos sufrirá un cáncer antes de los 75 años. Hoy se diagnostican cuatro millones de nuevos casos cada año en el continente y las posibilidades de supervivencia han mejorado gracias a todas estas investigaciones, que ahora la Comisión Europea se ha propuesto intensificar en el Programa Marco que comprenderá los próximos cuatro años.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR