Identifican nuevos genes relacionados con el riesgo de fracturas y de osteoporosis

Canal: Profesional

El trabajo, que publica la revista Nature Genetics, se basa en un extenso metaanálisis de estudios de asociación de genoma completo (genome wide association studies,GWA) que ha permitido identificar 56 loci genéticos relacionados con la densidad ósea y 14 asociados a riesgo de fracturas.

Identifican nuevos genes relacionados con el riesgo de fracturas y de osteoporosis
Especialidades relacionadas: General, Traumatología Ortopédica

Los profesores Daniel Grinberg, Susana Balcells y Roser Urreizti, del Departamento de Genética y del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB), en colaboración con el Instituto de Investigación del Hospital del Mar (IMIM), han participado en un estudio internacional para identificar nuevos genes que influyen en el riesgo de desarrollar osteoporosis y fracturas óseas. En la investigación, que han liderado Fernando Rivadeneira y Karol Estrada, del Centro Médico Erasmo, en Rotterdam (Países Bajos), han colaborado equipos científicos de cincuenta centros de Europa, América del Norte, Asia y Australia.

El trabajo, que publica la revista Nature Genetics, se basa en un extenso metaanálisis de estudios de asociación de genoma completo (genome wide association studies,GWA) que ha permitido identificar 56 loci genéticos relacionados con la densidad ósea y 14 asociados a riesgo de fracturas. La investigación se ha llevado a cabo en el marco del proyecto internacional Genetic Factors for Osteoporosis Consortium (GEFOS), financiado por la Unión Europea.

Tal y como explican los expertos de la UB, “el equipo estudia desde hace años a una cohorte de mujeres posmenopáusicas de Barcelona, en colaboración con el Hospital del Mar y su instituto de investigación, el IMIM, en concreto con los doctores Díez-Pérez, Nogués, García Giralt y Mellibovsky, para la investigación de genes responsables de la susceptibilidad a la osteoporosis y las fracturas”. El objetivo de la colaboración es facilitar los genotipos de 1.600 mujeres para cerca de un centenar de polimorfismos de un único nucleótido (SNP), cuyos resultados se han integrado en el estudio multicéntrico que se publica en Nature Genetics. Para los científicos, «es importante destacar que solo sumando las aportaciones de muchas investigaciones de todo el mundo se puede llegar a conseguir resultados con este elevado nivel de credibilidad».

Un factor clave localizado en el cromosoma 18

El estudio internacional, en el que han participado 80.000 pacientes de todo el mundo, es el más ambicioso que se ha llevado a cabo hasta ahora en el campo de la genética de la osteoporosis, y ha revelado cuáles son los principales genes responsables de la susceptibilidad a la osteoporosis y la fractura ósea. Entre otros resultados, los expertos han descubierto en el cromosoma 18 el factor genético más importante en el riesgo de sufrir fracturas.

La osteoporosis es una patología muy frecuente en personas de edad avanzada. Según las estadísticas, casi la mitad de las personas que sufren fractura de cadera después de los ochenta años mueren en el transcurso del año siguiente. Actualmente, la densidad mineral ósea es el principal indicador que ayuda a diagnosticar la osteoporosis y el riesgo de fractura ósea. En opinión de Fernando Rivadeneira, experto del Centro Médico Erasmo y primer autor del estudio, “pese a que la densidad mineral ósea no es perfecta para predecir el riesgo de fracturas, nuestro trabajo supone un avance sin precedentes en el descubrimiento de la biología oculta del sistema esquelético humano, al haber encontrado factores en vías moleculares que son críticos para la biología ósea y de potencial interés para aplicaciones terapéuticas”.

En busca de nuevas estrategias terapéuticas

El nuevo estudio revela datos inéditos sobre la arquitectura genética y los mecanismos patofisiológicos ligados a la variación de la densidad ósea y a la susceptibilidad a la fractura. Para los expertos de la UB, “la investigación abre vías para identificar nuevas dianas terapéuticas que permitan luchar contra esta patología. Los retos actuales nos llevarán a profundizar sobre el papel de estos loci e identificar las mutaciones realmente responsables de la patología. Muchos de los genes identificados eran desconocidos o no se les había relacionado nunca con el metabolismo óseo, mientras que un grupo de estos pertenecen a una vía de señalización bien caracterizada, que es la vía de Wnt. El gran desafío científico es que cada gen aporta una pequeña cuota de susceptibilidad y solo la suma de estos efectos tiene finalmente consecuencias directas sobre el individuo, lo que dificulta el diagnóstico de cada paciente”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR