Identifican cuatro nuevos factores de riesgo genético para el cáncer testicular

Canal: Profesional

El metaanálisis reveló que el riesgo de tumor testicular de células germinales (TGCT) se asoció significativamente con marcadores en cuatro 'loci', 4q22, 7q22, 17q22 y 16q22.3, ninguno de los cuales se ha identificado en otros tipos de cáncer.

Identifican cuatro nuevos factores de riesgo genético para el cáncer testicular

Un nuevo estudio que examinó los genomas de más de 13.000 hombres identificó cuatro nuevas variantes genéticas asociadas con un mayor riesgo de cáncer testicular, el tipo más comúnmente diagnosticado en los hombres jóvenes. Los resultados de este metanálisis se publican en la edición digital de la revista Nature Genetics por investigadores de la Escuela de Medicina Perelman en la Universidad de Pennsylvania (Estados Unidos).

El descubrimiento de estas variantes genéticas, “errores” del cromosoma, por así decirlo, en última instancia, podría ayudar a los investigadores a entender mejor qué hombres tienen alto riesgo y permitir la detección precoz y la prevención de la enfermedad. Esto eleva el número de regiones genómicas asociadas con el cáncer testicular hasta 17, incluyendo ocho nuevos reportados en otro estudio en este número de la revista Nature Genetics.

“A medida que continuamos con una red más amplia, se identifican factores de riesgo genéticos adicionales, que apuntan a nuevos mecanismos para la enfermedad”, dijo Katherine L. Nathanson, profesora asociada de la división de Medicina Traslacional y Genética Humana en el Departamento de Medicina.

“Ciertas regiones cromosómicas, lo que llamamos ‘loci’, están vinculadas con la susceptibilidad al cáncer testicular y representan una vía prometedora para estratificar a los pacientes en grupos de riesgo para una enfermedad que sabemos es altamente heredable”, agrega esta experta.

Aprovechando tres estudios de asociación del genoma (GWAS, en sus siglas en inglés), los investigadores, entre ellos Peter A. Kanetsky, profesor asociado en el Departamento de Bioestadística y Epidemiología, analizaron 931 personas afectadas y 1.975 controles y confirmaron los resultados en una suma adicional de 3.211 hombres con cáncer y 7.591 controles.

El metaanálisis reveló que el riesgo de tumor testicular de células germinales (TGCT) se asoció significativamente con marcadores en cuatro ‘loci’, 4q22, 7q22, 17q22 y 16q22.3, ninguno de los cuales se ha identificado en otros tipos de cáncer. Además, estos ‘loci’ plantean un riesgo más alto que la gran mayoría de los otros ‘loci’ identificados para algunos cánceres comunes, como el de mama y de próstata.

El cáncer testicular es relativamente raro, sin embargo, la tasa de incidencia se ha duplicado en los últimos 40 años. También es altamente heredable, por lo que si un hombre tiene un padre o un hijo con cáncer testicular, posee un riesgo de cuatro a seis veces mayor de desarrollarlo en comparación con uno sin antecedentes familiares, lo que aumenta de ocho a diez veces el riesgo si el hombre tiene un hermano con cáncer testicular.

Teniendo en cuenta esto, los investigadores continúan investigando las variantes genéticas y su asociación con el cáncer. En 2009, Nathanson y sus colegas descubrieron una variación alrededor de dos genes, KITLG y SPRY4, que se encontró que está asociada a un mayor riesgo de cáncer testicular. Las dos variantes fueron los primeros factores de riesgo genéticos sorprendentes encontrados para esta enfermedad en ese momento y, desde entonces, varias variantes más han sido descubiertas, pero sólo a través de estudios GWAS individuales.

Un trastorno de las células germinales

El equipo también explica cómo las variantes asociadas con un mayor riesgo de cáncer son los mismos genes asociados con la segregación cromosómica. Las variantes también se encuentran cerca de los genes importantes para el desarrollo de las células germinales y estos datos apoyan firmemente la idea de que el cáncer testicular es un trastorno del desarrollo de células germinales y la maduración.

“TGCT es único en que muchos de los ‘loci’ son muy buenos candidatos biológicos debido a su papel en el desarrollo de las células germinales masculinas –concluye el doctor Nathanson–. Las interrupciones en el desarrollo de células germinales masculinas conducen a la tumorigénesis y, presumiblemente, también a la infertilidad. Estas condiciones se han relacionado antes, epidemiológicamente, y los genes implicados en ambos de nuestros estudios previos, pero este estudio refuerza esa conexión”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR