En poco tiempo será posible prevenir la osteoporosis, proteger el endometrio y aliviar los sofocos con un solo tratamiento

Canal: Profesional

Más de 3.000 expertos de todo el mundo han analizado los Nuevos desafíos en salud de la mujer y han concluido que la salud climatérica de la mujer en el mundo ha mejorado en los últimos años, gracias a una mayor concienciación por parte de la mujer, los profesionales sanitarios y la sociedad en general sobre la importancia de no renunciar a la calidad de vida tras la menopausia.

En concreto, durante el 12º Congreso Mundial de Menopausia, recientemente celebrado en Madrid, se ha puesto de manifiesto que los Complejos Tisulares Selectivos Estrogénicos, (Tissue Selective Estrogen Complexes, TSECs, en sus siglas en inglés) son un paso más adelante en el avance científico que han supuesto los nuevos Moduladores Selectivos de los Receptores de Estrógenos (SERMs). Según el profesor Santiago Palacios, presidente del Congreso, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer y presidente de la Fundación Europea de Mujer y Salud, “los nuevos SERMs tienen un efecto selectivo sobre los receptores de estrógenos, de forma que protegen frente a la pérdida de masa ósea y frente al cáncer de mama, lo que conlleva su recomendación en mujeres postmenopáusicas para prevenir la osteoporosis y con un alto riesgo de desarrollar este tipo de tumor”.

Durante el Congreso, se han dado a conocer datos sobre la nueva terapia compuesta por bazedoxifeno, un SERM, más estrógenos conjugados, que, en palabras del profesor Palacios, “no sólo previene las fracturas osteoporóticas, sino que, además, alivia la sintomatología vasomotora asociada a la disminución de estrógenos y es el primero que ha demostrado protección frente a la estimulación estrogénica del endometrio”. Para el profesor Palacios, estas nuevas terapias suponen la respuesta a uno de los grandes retos del manejo de la mujer menopáusica: “El tratamiento global del máximo número de trastornos asociados de forma individualizada desde la medicina preventiva según cada mujer, con un buen perfil de seguridad”.

En el estudio presentado, la terapia combinada de bazedoxifeno más estrógenos conjugados demostró eficacia en el tratamiento de los síntomas vasomotores similar a la de la terapia hormonal convencional y, además, previno la osteoporosis con un incremento de la densidad mineral ósea de más del 3,5 por ciento en comparación con placebo en la zona lumbar y más de 1,75 por ciento en la cadera dos años después del inicio del tratamiento.

En España, dos millones y medio de mujeres padecen osteoporosis, sobre todo postmenopáusica. Asimismo, el tumor maligno más frecuente en la mujer española es el de mama (más del 70-80 por ciento de los casos de cáncer de mama se presenta en mujeres posmenopáusicas), seguido del colorrectal y el de endometrio. “Esta situación hace que el uso de estos nuevos tratamientos abra un nuevo camino en la prevención de estas patologías asociadas a la menopausia y la edad en mujeres que necesitan el alivio de los síntomas vasomotores, como los sofocos, para mejorar su calidad de vida”, afirma el profesor Palacios.

La mujer en el mundo: más años y más salud

Se estima que en el mundo hay más de 3.200 millones de mujeres, de las que el 20 por ciento tiene 50 años o más. El porcentaje de alfabetización, la independencia económica, los roles sociales que la mujer desempeña, etc., son sólo algunos aspectos que pueden influir en el concepto que la mujer tiene sobre su salud en la etapa de la menopausia. En palabras del profesor Palacios, “la salud y bienestar de la mujer en la menopausia ha mejorado en los últimos años, sobre todo en los países occidentales, debido, en gran parte, a la concienciación de la importancia de no renunciar a la calidad de vida tras la menopausia”.

“No obstante, queda mucho camino por recorrer” -añade el doctor- “y a ello está contribuyendo el desarrollo de tratamientos para trastornos asociados a la menopausia más allá de las patologías más graves”. A este respecto, este experto destaca la importancia de la calidad de la vida sexual en la mujer, también cuando llega a la madurez, de forma que “es fundamental tener en cuenta trastornos relacionados con las relaciones sexuales, como la disfunción sexual femenina y la vaginitis atrófica, para las que en la actualidad existen terapias eficaces y seguras”.

“En cualquier caso -concluye el profesor Palacios- durante el Congreso se ha puesto de manifiesto algo que, desde hace años, los responsables del cuidado de la mujer tenemos muy claro: es fundamental que las decisiones terapéuticas se tomen de forma individualizada, según la historia clínica de cada paciente, y compartida con cada mujer en concreto”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR