El útero mueve los embriones para que se implanten correctamente

Canal: Profesional

El hallazgo revela que no es necesario guardar reposo y permite cambiar la pauta médica que se da las pacientes después de la transferencia de embriones.

El útero mueve los embriones para que se implanten correctamente
Especialidades relacionadas: General, Obstetricia y Ginecología

Un nuevo trabajo que el equipo de Institut Marquès presenta este fin de semana en el congreso Alpha Conference de Londres muestra la actividad del útero al recibir los embriones tras la Fecundación In Vitro. En las imágenes se observa cómo los movimientos que tienen lugar en el endometrio (la capa interior del útero) permiten que se coloquen los embriones, independientemente del lugar en el que el ginecólogo los haya depositado.

Según la Dra. Marisa López-Teijón, Jefa de Reproducción Asistida de Institut Marquès y autora del estudio, “este trabajo muestra que no es tan importante como creíamos en qué lugar de la cavidad uterina depositamos los embriones; el útero ya se encarga de colocarlos en el sitio más adecuado”.

Para el trabajo se realizaron videos de ecografías durante y después de la transferencia de embriones a 18 pacientes que habían realizado un ciclo de Fecundación In Vitro. Estos videos se repitieron en todos los casos cada hora durante las cuatro horas siguientes a la transferencia de embriones.

Acceda al vídeo

En las primeras imágenes puede observarse cómo la microgota de medio de cultivo que contiene los embriones sale a través del catéter y es depositada por el ginecólogo de forma suave y aleatoriamente a 1, 2 o 3 cm, de distancia del fondo del útero.

A continuación podemos ver lo que ocurre en las siguientes ecografías, que se realizaron tras movilizarse la paciente: La microgota con los embriones se desplaza por la cavidad endometrial, con diferentes movimientos, ondulantes, vibratorios, lentos, rápidos y con fases de reposo.

En todos los casos, pasada una hora se comprueba cómo la microgota -con los embriones en su interior- ha variado su posición respecto a la distancia del fondo del útero donde se depositó inicialmente, independientemente de si se fue a 1, 2 ó 3 cm.

En muchos centros todavía se indica a las pacientes que después de la transferencia de embriones guarden reposo absoluto en las primeras horas y relativo en las horas siguientes. Ellas viven ese tiempo con angustia, incluso temen ir al baño por miedo a expulsar los embriones y se sienten en parte responsables de mantenerlos dentro del útero. Este hallazgo nos permite cambiar estas pautas médicas y en consecuencia reducir el estrés que todo esto genera en las pacientes”, añade la Dra. Marisa López-Teijón.

Las ondas del endometrio acunan al embrión

Las ondas endometriales, descritas por el Dr. Van Gestel en el año 2007 en la revista Fertility and Sterility, son movimientos peristálticos que se inician en el miometrio subendometrial .

Probablemente su función es mantener el embrión dentro de la cavidad endometrial y depositarlo en el lugar más adecuado, evitando la expulsión del útero y la implantación en el istmo (parte del útero entre el cuerpo y el cuello del mismo) o en el cuello, ya que la implantación del embrión fuera del endometrio supone un riesgo muy elevado.

Estas ondas endometriales se generan también cuando una mujer se queda embarazada de forma natural, cuando los embriones llegan desde una trompa al útero.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR