El insomnio requiere un diagnóstico clínico y psicológico

Canal: Profesional

El diagnóstico del insomnio se basa en "la historia clínica, pruebas de laboratorio y excepcionalmente, estudios del sueño", pero además "hay que hacer siempre una valoración psicopatológica", explica el doctor Antonio Vela-Bueno, experto en trastornos del sueño y director del Laboratorio de Estrés y Sueño Humano, adscrito al Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.

Aunque en el pasado ha sido “un tema relativamente abandonado en la investigación del sueño porque hay otras patologías más frecuentes (como la apnea)”, “ahora está empezando una etapa de preocupación por el insomnio”. Sus causas “pueden ser múltiples, porque el insomnio es síntoma de muchos factores”, como “depresión, ansiedad, una manifestación de una situación estresante” o “muchas enfermedades físicas” sobre todo aquellas que perturban el sueño (dolor, estados de hiperalerta, etc.).

Este trastorno “se da más en la mujer, personas mayores, con peor salud y de nivel socioeconómico más bajo”. En el caso de la población femenina, su mayor frecuencia responde a la presencia de “más depresión y más ansiedad”. En los ancianos hay un “deterioro general de la salud, más situaciones de estrés, se consumen muchos medicamentos (algunos favorecen la aparición de insomnio) y el sueño se transforma en más superficial y más fragmentado”. Por último, “se vive con más estrés cuando la situación económica es más desfavorecida”, lo que provoca que este sector sufra más insomnio.

Los profesionales que se encargan del tratamiento y diagnóstico de estos pacientes suelen ser los médicos de Atención Primaria fundamentalmente, pero también los psiquiatras y los especialistas en trastornos del sueño, que atienden a los enfermos “desde el principio o cuando ya han sido tratados por otros médicos”.

Cambio de hábitos

En palabras del doctor Vela-Bueno “el tratamiento hay que hacerlo a la medida de cada paciente”. Normalmente el médico da al paciente una serie de “recomendaciones de buenos hábitos: regularidad a la hora de levantarse, irse a la cama sólo cuando se tenga sueño, hacer una actividad física adecuada a la forma física, no consumir sustancias estimulantes o que interfieran en el sueño como el alcohol” y además no pasar demasiado tiempo despierto en la cama. Estos “métodos de modificación de conductas son cognitivos”, es decir, su finalidad es “que el paciente empiece a usar la cama para dormir (no para leer o ver la televisión, por ejemplo)”.

Aparte de estos consejos, en ocasiones también es necesaria la psicoterapia, “porque muchos pacientes tienen psicopatologías”, y el tratamiento farmacológico con hipnóticos o antidepresivos.

Las investigaciones actuales en el área del insomnio se centran en “los factores de predisposición y los mecanismos que subyacen al hecho de tener insomnio o situación de hiperalerta”, junto con el análisis de la respuesta al estrés, “por todos los factores hormonales implicados”, y los “estudios de eficacia de los tratamientos” para esta patología.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR