El 75 por ciento de los pacientes con anticoagulantes desconocen que su medicación se utiliza para prevenir los coágulos sanguíneos

Canal: Profesional

Los resultados de un nuevo estudio pan-europeo presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, que se ha celebrado recientemente en Munich (Alemania), demuestran la necesidad de mejorar la educación del paciente y de tener tratamientos menos molestos para mejorar la eficacia y calidad de vida de los pacientes que reciben terapia anticoagulante a largo plazo.

Con esta presentación se ha puesto en marcha It”s About Time (“Ya es hora”), una campaña liderada por el grupo AntiCoagulation Europe y por importantes médicos a nivel internacional a fin de promover una mayor comprensión de la trombosis y la prevención del ictus y, en definitiva, elevar el estándar de su tratamiento.

Aunque eficaces en la prevención de los coágulos sanguíneos y del ictus, los VKAs se asocian con numerosas interacciones con la comida y otros fármacos y precisan un cuidadoso manejo y una monitorización regular de la coagulación para asegurar que se logra un equilibrio entre eficacia y seguridad.

La encuesta, realizada en 711 pacientes con fibrilación auricular (una patología que incrementa en seis veces el riesgo de ictus) y que recibían tratamiento con antagonistas de la vitamina K (VKA), destaca el impacto de las limitaciones de los VKAs en la vida de los pacientes.

El 66 por ciento tuvo que asistir a sesiones de monitorización sanguínea, en el hospital o en la clínica, al menos una vez al mes durante todo el tiempo (una media de 6 años) del tratamiento. En uno de cada 10 pacientes, el tratamiento se prolongó durante más de 15 años.

Los pacientes manifestaron que su monitorización tuvo un impacto negativo en su disponibilidad para trabajar, irse de vacaciones o estar con sus familias. Además, uno de cada cinco pacientes había dejado de asistir a una de las citas para monitorización sanguínea, poniéndose así en una situación de mayor riesgo.

A pesar del importante papel que los pacientes tienen en el manejo de su propio tratamiento, la encuesta destaca una carencia en la educación del paciente. Sólo el 25 por ciento de los pacientes a los que se les preguntó sobre su tratamiento anticoagulante respondieron que su medicación se utilizaba para prevenir que se produjeran coágulos sanguíneos. Uno de cada siete pacientes con fibrilación auricular pensaba, incorrectamente, que los VKAs se utilizaban para corregir su arritmia cardiaca. Además, una cuarta parte no recordaba haber recibido ninguna información sobre la fibrilación auricular en el momento del diagnóstico y, de aquellos que habían recibido información, solamente a uno de cada tres se les había proporcionado información sobre su tratamiento.

“Si no se comprende la acción del fármaco y cómo las acciones diarias pueden afectar su eficacia, los pacientes pueden involuntariamente reducir la protección que los VKAs proporcionan frente al ictus”, comenta Even Knight, director de AntiCoagulation Europe. “It”s About Time llevará a los médicos y a los grupos de pacientes a desear tener más información y nuevas opciones terapéuticas que mejoren los resultados clínicos y la calidad de vida de los pacientes que reciben anticoagulación a largo plazo”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR