Diversos especialistas resaltan la importancia de prevenir por todos los medios la segunda fractura osteoporótica

Canal: Profesional

La I Reunión Prevención Secundaria de la Fractura Osteoporótica: Presente y Futuro celebrada casi simultáneamente en Madrid y Barcelona ha puesto de manifiesto que todavía se puede y se debe hacer mucho por prevenir la segunda fractura en mujeres que ya han sufrido una primera fractura osteoporótica. "Las fracturas de cadera tienen la misma mortalidad en las mujeres que el cáncer de mama, con la peculiaridad de que su incidencia es más elevada", afirma la doctora Cuxart llamando la atención sobre esta problemática que ocupa una importante parte de los recursos de los servicios de traumatología de los hospitales españoles.

Diversos especialistas se han reunido recientemente en Madrid y Barcelona en sendas reuniones para tratar el presente y futuro de la prevención secundaria de la fractura osteoporótica. En ambos casos, los expertos reunidos insistieron en la importancia de tratar por todos los medios posibles, desde medidas higiénicas hasta farmacológicas, a las mujeres con osteoporosis que han sufrido una primera fractura.

En nuestro país, la aparición de una primera fractura incrementa de dos a cinco veces el riesgo de sufrir una segunda durante el año siguiente. Además, tres de cada diez mujeres que sufre una fractura osteoporótica de cadera fallecen en el año siguiente a la ruptura, destacan los organizadores de ambos encuentro.

Además, de las mujeres que sobreviven a una fractura de cadera, sólo una de cada tres recupera su nivel de independencia; de un 20 a un 50 por ciento sufren imposibilidad para caminar y más del treinta por ciento de mujeres se vuelven totalmente dependientes; según estimaciones dadas durante la reunión.

Finalmente, se destacó que en un servicio de traumatología cualquiera, entre un 20 y un 25 por ciento de las camas están ocupadas por mujeres que han sufrido fracturas de cadera osteoporóticas.

“En Madrid, se puede observar una incidencia de 685 fracturas de cadera por cada 100.000 habitantes en pacientes de 60 años”, destacó el doctor Javier Rodríguez, ex-jefe del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Mientras que en Catalunya, “aunque nuestro registro de fracturas osteoporóticas es reciente y la proporción exacta está todavía sometida a sesgos, tenemos constancia de que en urgencias se atienden cada día al menos dos fracturas vertebrales, una de cadera y una de epifisis distal del radio por fragilidad (asociadas a osteoporosis)”, añade la doctora Amparo Cuxart, jefe de Servicio de Rehabilitación del Hospital Vall d”Hebrón de Barcelona.

Esta incidencia es mayor cada año, añade el doctor Rafael Otero, Jefe de Sección de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid “un estudio revela que cada año se presentan un 8,5 por ciento más de fracturas de cadera”, dato que en parte se explica por el progresivo envejecimiento de la población.

De hecho, se calcula que más de un 40 por ciento de las mujeres que actualmente rondan los 50 años de edad sufrirán una fractura osteoporótica, después de la cual menos de la mitad de los pacientes se recuperan por completo.

Importancia de la prevención secundaria

La prevención secundaria puede hacer mucho por bajar estas cifras, pues como aporta el doctor Rodríguez, “el 33 por ciento de las mujeres que presentan fracturas de cadera, había sufrido una fractura previa y no había sido tratada”. Para el doctor Otero, “existen evidencias científicas de que la prevención secundaria disminuye el riesgo de fracturas”, y en concreto , de que “con fármacos como el alendronato se prevén un 51 por ciento de las fracturas en mujeres que no han sufrido una fractura previa y en un 56 por ciento en las que si han tenido una rotura anterior”. Mientras que su colega barcelonesa, la doctora Cuxart, también reafirma que “existe evidencia científica del efecto de diversos tratamientos farmacológicos (antirresortivos y osteoformadores) en la reducción del riesgo relativo de nuevas fracturas”.

Por tanto, “no hay que perder la oportunidad de tratamiento después de que el paciente sufra la primera fractura”, sentencia el doctor Rodríguez, pues la prevención secundaria puede evitar un número considerable de fallecimientos. Su compañero doctor Enric Cáceres, jefe de Servicio de Traumatología del Hospital del Mar de Barcelona, también la considera “fundamental” pues muchas de las fracturas que atienden sus servicios “se producen en mujeres que previamente han tenido una rotura ósea por fragilidad o por padecer osteoporosis, sabiéndolo o no”.

Por ello, continúa este especialista, “el papel fundamental del traumatólogo es el de sensibilizar a la sociedad sanitaria de este importante problema; además de atender el problema de la fractura aguda, debe tener una participación activa en la prevención secundaria, para así disminuir la incidencia de estas fracturas y sus terribles consecuencias”, sentencia el doctor Cáceres.

Abordaje multidisciplinar

Otro de los puntos tratados durante las reuniones de Madrid y Barcelona fue la necesidad de impulsar un abordaje de la paciente con fractura osteoporótica desde todos los ángulos posibles. “El tratamiento de la osteoporosis debe tener un enfoque multidisciplinar. Los cirujanos ortopédicos y los traumatólogos son los responsables del abordaje de los pacientes fracturados y por lo tanto, estos especialistas ven, no sólo el 100 por ciento de las fracturas, sino también el 80 por ciento de los procesos del aparato locomotor, lo que supone una situación excelente para identificar casos de osteoporosis no tratada con anterioridad”, opina el doctor Otero.

Sin embargo, no sólo el médico debe ser consciente de la importancia de la prevención secundaria, sino que es preciso que el paciente tome conciencia de la necesidad de prevención de esta enfermedad, y especialmente de adoptar las medidas indicadas para reducir el riesgo de sufrir una nueva fractura por esta causa.

Sólo de cadera, cada año se producen 60.000 nuevas fracturas en nuestro país, lo que supone un gasto aproximado de 500 millones de euros anuales. Cada fractura de cadera cuesta en Europa 22.866 euros únicamente en costes directos en el primer año, por lo que si se suman los costes indirectos la cifra probablemente sea mucho mayor.

En este sentido, la media de días de hospitalización en mujeres mayores de 45 años con fractura de cadera es de 43 días, superando a los 38 días del cáncer de mama, los 33 del infarto o los 22 de la diabetes, según datos presentados durante el encuentro.

Según la Internacional Osteoporosis Foundation (IOF), a menos que se actúe desde ahora, se espera que la incidencia anual de fracturas de cadera sólo en la Unión Europea aumente más del doble, de 414.000 a 972.000 en los próximos 50 años.

Además, la fractura de cadera ocasiona una importante incapacidad, de modo que entre quienes sufren este tipo de fractura, de un 20 a un 50 por ciento acaban necesitando algún tipo de ayuda para caminar. “Las fracturas de cadera tienen la misma mortalidad en las mujeres que el cáncer de mama, con la peculiaridad de que su incidencia es más elevada”, sentencia la doctora Cuxart.

Si a las fracturas de cadera se les suman las fracturas proximales de húmero y distales de radio de origen osteoporótico se alcanza la cifra de 154.500 fracturas por osteoporosis al año.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR