Depresión en el anciano

Canal: Profesional

El aumento de la longevidad en los países desarrollados está poniendo de manifiesto una patología hasta hace poco subestimada, la depresión en el anciano, que con frecuencia es confundida con demencias o tratada superficialmente al ser considerada como propia de la edad.

El problema de la depresión en el anciano continua siendo su diagnóstico diferencial. La prevalencia en España es similar a la de los países del entorno, con una tasa del 3-4 por ciento y un índice de morbilidad a lo largo de la vida de un cinco por ciento. Aunque estos datos se conocen y se han puesto de manifiesto una vez más durante el VI Simposio Internacional de Avances en Psiquiatría, estos pacientes continúan sin ser debidamente tratados al confundirse los síntomas de la depresión con los de demencia u otros trastornos asociados a la edad.

En relación al diagnóstico diferencial, el doctor José Luis Ayuso, catedrático de psiquiatría y jefe de departamento en el Hospital Clínico de Madrid, opina que “lo que ocurre es que en el anciano, además de la depresión estricta, se dan otros síntomas que aunque no obedezcan a un diagnóstico diferencial de depresión, sí tienen incidencia clínica importante y afectan a su calidad de vida”.

Falta detección precoz

La creencia popular de que la tristeza o el desánimo son inherentes a la edad han perjudicado gravemente la detección precoz de esta enfermedad. Los médicos de familia, incluso, demandan más conocimiento sobre el tema y seguimiento cercano del paciente, ya que habitualmente el cuadro depresivo se confunde con la demencia por presentar síntomas iniciales similares.

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) ha recomendado por ello a los médicos de Atención Primaria que, en el diagnóstico de estos pacientes, no se limiten a la elaboración del GDS (Escala de Depresión Geriátrica de Yesavage), sino que realicen un diagnóstico integral, basado en la anamnesis del médico y las pruebas complementarias precisas, incluyendo neuroimagen si así lo requiere el caso.

Asimismo, los médicos geriatras y los psiquiatras reclaman mayor especialización de ambas ciencias médicas, a fin de participar ambos en el diagnóstico y correcto tratamiento de estos pacientes. La importancia de los cambios sustanciales que se producen según en que momento de la vida -como es el caso de la jubilación o la viudedad- son factores a tener en cuenta en el anciano deprimido que necesita, al igual que ocurre con la depresión que se presenta en cualquier otro momento, del apoyo de su entorno familiar y social.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR