Declaración de Madrid contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental

Canal: Profesional

La percepción social de la enfermedad mental está sesgada por el desconocimiento y la desinformación. Las consecuencias del estigma son: el aislamiento social, la pérdida de autoestima, las dificultades para el acceso a un empleo, etc. La Comunidad de Madrid, las Consejerías del Gobierno Regional, Asociaciones de familiares y afectados -los agentes sociales implicados-, conscientes del alcance de los problemas y barreras que el fenómeno del estigma genera, han elaborado la Declaración de Madrid contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental.

Especialidades relacionadas: Medicina Familiar y Comunitaria, Psiquiatría

Una de cada cuatro personas padece una enfermedad mental a lo largo de su vida. Puede ser una amiga, un padre, una hermana o un compañero de trabajo. El silencio que rodea a cualquier problema de salud mental forma parte del problema, ya que en la actualidad, las enfermedades mentales están silenciadas, ausentes e invisibles.

En este sentido, las personas con enfermedad mental deben afrontar una doble dificultad para recuperarse: la enfermedad en sí y los prejuicios y discriminaciones que recibe por padecerla. Es el estigma una carga de sufrimiento que incrementa innecesariamente los problemas de la enfermedad y constituye uno de los principales obstáculos para el éxito y la recuperación de estas personas.

Las autoridades políticas y sanitarias han identificado el estigma como una parte sustancial del problema de las personas con enfermedad mental en el afrontamiento de su recuperación. En este sentido, la Comunidad de Madrid, las Consejerías de Sanidad y Familia y Asuntos Sociales, y asociaciones de familiares y pacientes, representadas en la Federación Madrileña de Asociaciones Pro Salud Mental (FEMASAM), están trabajando conjuntamente en su eliminación, y han elaborado La Declaración de Madrid contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental“.

La Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM) apoyan esta iniciativa y declaran su rechazo al estigma, que impide a las personas afectadas por una enfermedad mental el ejercicio de una vida diaria plena en la sociedad actual. Iniciativa a la que también se suma la Fundación Mundo Bipolar.

Según el Prof. Jerónimo Saiz, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y patrono de la FEPSM, “la percepción social de la enfermedad mental está sesgada por el desconocimiento y la desinformación. Gran parte del sufrimiento que padecen estos pacientes tiene su origen en el rechazo, la marginación y el desprecio social que tienen que soportar, y no en la enfermedad en sí misma. Las consecuencias de ello son el aislamiento social, la pérdida de autoestima, las dificultades para el acceso a un empleo y la pérdida de oportunidades en muchos aspectos de la vida cotidiana”.

Los sentimientos de vergüenza y estigmatización que provoca esta enfermedad entre quienes la padecen y sus familiares “son la causa de que actualmente muchos enfermos no estén diagnosticados ni tratados, especialmente al comienzo del trastorno, cuando el éxito del tratamiento es mayor. Asimismo, el miedo y la aversión de la sociedad cierra muchas puertas a estas personas: sanitarias, laborales, de vivienda o de relaciones sociales”, señala el Prof. Saiz.

Por su parte, el Dr. Celso Arango, Secretario de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y Director Científico del CIBERSAM y patrono de la FEPSM, añade que “todavía queda un largo recorrido, sin embargo, que la atención médica a las personas con trastornos mentales esté integrada con el resto de la medicina es un gran avance en la reducción del estigma asociado a estas enfermedades”.

“El hecho de que el órgano enfermo sea el cerebro hace que las enfermedades mentales sean más complejas pero no diferentes de otras patologías. El producto final de una lesión en una pierna puede ser dolor, tumefacción o cambio de color de la piel. Cuando los cambios anormales se producen en el cerebro muchas veces la expresión final de esa anomalía se manifiesta en forma de tristeza patológica, alucinación o compulsiones. La investigación en salud mental y psiquiatría con rigor científico es otra forma de reducir el estigma de las enfermedades mentales”, explica el Dr. Arango.

Declaración de Madrid contra el Estigma

La declaración se compromete a trabajar por la consecución de los siguientes objetivos:

1. Rechazar firmemente cualquier tipo de estigmatización y discriminación de las personas con enfermedad en todos los ámbitos de la sociedad y especialmente en aquellos en los que se produce la vulneración de sus derechos.

2. Analizar y proponer las reformas necesarias para conseguir la igualdad de oportunidades de las personas con enfermedad mental, así como garantizar a las personas con enfermedad mental el conocimiento de los derechos que les protegen, mediante el desarrollo de medidas de asesoramiento e información.

3. Luchar contra los procesos de estigmatización y discriminación de las personas afectadas por la enfermedad mental, sugiriendo mejoras en las actitudes y el tratamiento de las noticias sobre temas relacionados con la salud mental y los trastornos mentales en los medios de comunicación, así como fomentando la información y la sensibilización tanto de la población en general, como de las propias personas con enfermedad mental, sus familias y profesionales del sistema sanitario, social y educativo.

4. Promover la investigación dedicada a la lucha contra el estigma y la discriminación asociados a las personas con trastorno mental.

5. Potenciar la atención socio-sanitaria a las enfermedades mentales, especialmente las más graves, y fomentar la participación de los afectados y sus familias en el desarrollo y mantenimiento de esta atención.

6. Identificar como aspectos esenciales para la lucha contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental los siguientes: la no discriminación laboral, la identificación y el trato como cualquier otro paciente, el rechazo del uso de términos ofensivos, inexactos o inadecuados para referirse a las personas afectadas; el apoyo a las personas con enfermedad mental y a sus familiares; el apoyo al movimiento asociativo; considerar el papel clave de determinados agentes sociales, tales como los profesionales de los medios de comunicación, el personal docente, los empresarios, los profesionales de atención sanitaria y los profesionales de los servicios sociales.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR