Células madre para tratar la Enfermedad de Crohn

Canal: Profesional

Cuando los fármacos no funcionan y la cirugía no es factible, el trasplante de células madre procedentes de la médula ósea del propio paciente se presenta como una alternativa eficaz para el tratamiento de esta enfermedad crónica. Este procedimiento ha sido aplicado por el Hospital Clínic de Barcelona en seis pacientes desde agosto de 2008.

La terapia celular con células madre está revolucionando el enfoque de tratamiento de muchas patologías graves. Sustituir las células de un tejido dañado por otras nuevas del mismo paciente es ya una realidad. Es la base de la terapia celular y la medicina regenerativa, el último gran avance de la biomedicina.

En esta línea, el Hospital Clínic de Barcelona se coloca a la cabeza del mundo en la aplicación de una innovadora terapia celular para tratar con células madre la enfermedad de Crohn, una patología crónica de base genética que en España afecta al uno por ciento de la población y que tiene un importante impacto en la calidad de vida de los enfermos. El procedimiento se basa en un trasplante de médula ósea autólogo -cuando los pacientes reciben sus propias células madre-, y a partir de ahora constituye una opción de tratamiento para curar una enfermedad intestinal que, en ocasiones, no responde con éxito a los fármacos y requiere cirugías muy complejas que no son curativas.

El Hospital Clínic de Barcelona es uno de los pocos centros en el mundo en aplicar esta nueva opción terapéutica a enfermos de Crohn, y lo hace con la garantía de éxito experimentada en EE.UU. e Italia, donde la técnica ha sido probada con resultados excelentes: con una media de seguimiento de seis años, el 80 por ciento de los pacientes trasplantados se encuentran en fase de remisión total de la enfermedad, y el 20 por ciento restante han presentado notorias mejorías después del trasplante, ya que ahora responden favorablemente a los fármacos. El Dr. Julián Panés y la Dra. Elena Ricart, del servicio de Gastroenterología del Hospital Clínic de Barcelona e impulsores de esta terapia en España comenzaron a implantar la terapia celular regenerativa en enfermos de Crohn en agosto de 2008. Hasta el momento un total de seis pacientes se están beneficiando del nuevo tratamiento, de los cuales tres ya han terminado el proceso y están en seguimiento, y tres más están en las distintas fases de la terapia. El trasplante requiere varias semanas de ingreso hospitalario hasta que los pacientes reciben sus propias células.

El éxito del trasplante autólogo de células madre en la enfermedad de Crohn no se entiende sin la colaboración conjunta de los servicios de Gastroenterología con los servicios de Hematología, por un lado, y de Hemoterapia y Hemostasia, por otro, ya que se trata del mismo procedimiento que se lleva a cabo en el trasplante de médula ósea para curar la leucemia o el mieloma. Así, una vez detectado el caso, los profesionales del Hospital Clínic de Barcelona de los distintos servicios supervisan cada una de las fases del proceso hasta el autotrasplante. En este caso, el Dr. Panés y la Dra. Ricart, de gastroenterología, trabajan conjuntamente con la Dra. Montserrat Rovira, del servicio de Hematología del centro catalán, y con el Dr. Enric Carreras, jefe del citado servicio, para hacer un seguimiento conjunto de los pacientes. Por otro lado, el Dr. Pedro Marín, del servicio de Hemoterapia y Hemostasia del Clínic, junto con el Dr. Miquel Lozano, son los encargados de tutelar a los pacientes en el proceso de criopreservación y recolección de células madre antes del trasplante definitivo.

La terapia celular como estrategia para combatir la enfermedad de Crohn

La Enfermedad de Crohn se engloba, junto con la colitis ulcerosa, dentro de la llamada enfermedad inflamatoria intestinal. Se trata de una patología crónica de base genética que ocurre cuando el sistema inmunológico pierde la tolerancia a la flora intestinal del propio paciente, originando una respuesta inflamatoria anómala y perpetuada en el tiempo. Las consecuencias son inflamación y ulceraciones en diversas zonas del tracto digestivo que ocasionan los síntomas. La enfermedad evoluciona en forma de brotes impredecibles y variables a lo largo de la vida, y la gravedad de la sintomatología varía en función del grado de afectación del intestino y de la respuesta al tratamiento asignado. Es una enfermedad que suele afectar a jóvenes a partir de 18 años hasta los 40, y en España se diagnostican alrededor de 2.000 casos nuevos al año. A menudo su diagnóstico es difícil porque presenta síntomas similares a los de otras enfermedades del tubo digestivo: dolor abdominal, diarrea, vómitos, náuseas, fiebre, malestar general, etc. La calidad de vida de los enfermos está condicionada por el grado de afectación de la enfermedad, y en los casos más graves impide llevar una vida normal, con un grado de sufrimiento muy elevado debido a la agudeza y frecuencia de los síntomas intestinales.

El Hospital Clínic de Barcelona es uno de los pocos centros en el mundo en iniciar la terapia celular a través del trasplante autólogo con células madre. En EE.UU. ya se ha probado con 12 pacientes con enfermedad de Crohn graves, de los cuales 11 han obtenido muy buenos resultados; en Italia la terapia ha sido aplicada en cuatro personas, y tres de ellas también presentan excelente evolución tras el trasplante. En el Clínic ya son seis los enfermos de Crohn incluidos en el proceso, y siguiendo los ejemplos internacionales se prevé que sean cada vez más las personas que opten a solucionar una enfermedad en un estado, hasta ahora, prácticamente intratable.

En los casos graves en los que se dan brotes recurrentes (reactivación de la enfermedad varias veces a lo largo de la vida), la enfermedad de Crohn presenta varias opciones de tratamiento. En primer lugar, los médicos optan por la utilización de corticoides y fármacos inmunosupresores y biológicos para controlar el proceso de inflamación y evitar complicaciones de la enfermedad como estenosis (estrechamiento de la luz intestinal) o fístulas (comunicaciones de la luz intestinal con otros órganos: intestino, vejiga urinaria, vagina, piel) Sin embargo, a lo largo de la evolución de la enfermedad hasta el 70% de los pacientes graves requieren cirugía por fracaso de la estrategia farmacológica, para extirpar los segmentos afectados por la enfermedad. En ocasiones la cirugía puede resultar muy mutilante para el paciente, ya que a veces es preciso realizar la extirpación de todo el colon o de amplios segmentos del intestino delgado que comportan una afectación importante de la función de absorción de alimentos por el intestino, con un deterioro de la calidad de vida y de la imagen corporal (ano contranatura). Por este motivo, se están desarrollando nuevos tratamientos para aquellos pacientes en los que hasta ahora no existe solución.

Trasplante autólogo de células madre: Fases del procedimiento

Una vez detectado el caso (sin respuesta a fármacos ni a cirugía), el paciente es sometido al trasplante autólogo de células madre, que es un trasplante de médula ósea en donde se induce el restablecimiento del sistema inmunológico para evitar que ataque a los gérmenes intestinales El proceso dura aproximadamente dos meses y consta de seis fases:

1. Primera Quimioterapia (Ciclofosfamida + G-CSF). En esta primera fase se induce al paciente, mediante quimioterapia, una leucopenia o reducción del número de leucocitos (células del sistema inmune) en la sangre.

2. Migración de células madre a la sangre. Tras la inmunosupresión anterior, el organismo reacciona con la liberación a la sangre de células madre de la médula ósea, que son las que se utilizarán posteriormente para el trasplante.

3. Recolección de las células madre mediante aféresis. La aféresis es una técnica mediante la cual se separan los componentes de la sangre. De aquí se separan las células madre que previamente han migrado procedentes de la médula ósea.

4. Criopreservación de las células madre. Una vez recolectadas mediante la aféresis, las células madre se conservan en frío hasta que están listas para el trasplante.

5. Segunda Quimioterapia. En esta fase se induce una leucopenia total, es decir, el sistema inmunológico se queda a cero leucocitos, listo para ser restablecido con el trasplante de células madre.

6. Trasplante autólogo de células madre. El paciente es trasplantado mediante transfusión con sus propias células madre. El sistema inmunológico queda restablecido, por lo que remite o disminuye el proceso inflamatorio anómalo de la enfermedad de Crohn.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR