AEEM y AECES firma un convenio de colaboración para el estudio del envejecimiento femenino

Canal: Profesional

La osteoporosis y los trastornos cardiovasculares no son las únicas enfermedades que aumentan su prevalencia en la mujer tras la menopausia. Para controlar de forma global el proceso de envejecimiento de la mujer, la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia ha puesto en marcha la primera Sección para el Estudio del Envejecimiento Femenino.

La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) ha puesto en marcha la primera Sección para el Estudio del Envejecimiento Femenino en colaboración con la Asociación Española para el Estudio Científico del Envejecimiento Saludable (AECES).

Para su presidente, el doctor Eduardo Fernández Villoria, jefe de la Unidad de menopausia de la Fundación Jiménez Díaz, esta Sección nace con “el objetivo de evaluar de forma comprensible los riesgos de las patologías más prevalentes en la mujer mayor como la osteoporosis, el cáncer de mama, colon y pulmón, los trastornos cardiovasculares, la depresión y la Enfermedad de Alzheimer; así como de promocionar la intervención médica preventiva y prevenir la invalidez”.

Con la firma de este convenio la AEEM y la AECES se comprometen a trabajar de forma conjunta para promocionar planes de asistencia, investigación y docencia, así como realizar estudios epidemiológicos o socioeconómicos relacionados con el envejecimiento femenino”, añadió el docto Santiago Palacios, presidente de la AEEM.

La Sección de Envejecimiento Femenino de la AEEM se plantea como una Sección multidisciplinar que responde al objetivo de ofrecer a la mujer una atención integral más allá del tratamiento de cada patología. Por este motivo, el doctor Santiago Palacios, indicó que los trabajos para cumplir los objetivos de la Sección para el Estudio del Envejecimiento Femenino, se han de dirigir hacia “el establecimiento de una relación médico-paciente, el cribado activo de patologías y trastornos, la puesta en marcha de estrategias de prevención de enfermedades según los factores de riesgo, así como la evaluación del riesgo de forma individual, teniendo en cuenta factores ambientales y genéticos”.

“En paralelo a la medicina preventiva”, añadió el presidente de la AEEM, “debemos contemplar las distintas opciones terapéuticas farmacológicas existentes para las patologías que pueden presentarse e individualizar los tratamientos según la historia clínica y familiar de cada mujer”.

Controlar todo el proceso de envejecimiento de la mujer es fundamental para los especialistas, de ahí que el doctor Fernández Villoria insistiera en que “la menopausia, aunque muy importante por los cambios que conlleva, sólo es una etapa de esta transformación”.

Aumenta la esperanza de vida, aumentan los problemas de salud

La esperanza de vida de la mujer española está entorno a los 84 años, por lo que gran parte de ella corresponde a la postmenopausia. “Durante esta etapa”, el doctor Fernández Villoria, hizo hincapié, “en la necesidad de adoptar o continuar con una serie de cuidados encaminados a que el envejecimiento sea más lento y progresivo y mejor tolerado”.

Además de la alta prevalencia de la osteoporosis y los trastornos cardiovasculares, se está produciendo un aumento en la presencia de enfermedades degenerativas y sus limitaciones, que provocan discapacidades físicas y psíquicas. En este sentido, el doctor Palacios quiso explicar como en función de la edad varían las principales causas de mortalidad femenina: “mientras que la primera causa de muerte en la mujer española de 50 a 54 años es el cáncer de mama, seguido por el infarto y el cáncer de colon, y entre los 60 y 64 años es el infarto, seguido por el cáncer de mama y el de colon, a partir de los 80 años, la causa más frecuente de mortalidad femenina es la enfermedad cardiovascular, seguida por las fracturas osteoporóticas y por el cáncer de mama”.

En cuanto a la salud de la mujer española, el doctor Fernández Villoria afirmó que “en términos generales y en comparación con otros países europeos, la salud de la mujer madura en España es buena, aunque se debe seguir trabajando para mejorarla aplicando medidas preventivas, hábitos de vida saludable y evitando hábitos perjudiciales, como el hábito tabáquico, la obesidad o el sedentarismo”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR