Cisticercosis

¿Qué es?

La cisticercosis es una infección parasitaria causada por los quistes de las larvas del parásito Taenia solium, más conocido como tenia porcina.

Se debe diferenciar entre las dos especies más habituales de tenia, a las que se llama popularmente “la solitaria” o “lombriz solitaria” : la Taenia solium y la Taenia saginata. Además de tener características distintas propias de su especie, cada una de las tenias puede tener repercusiones distintas sobre la salud.

La Taenia solium es un tipo de gusano plano en forma de cinta de color blanquecino o amarillo claro, que parasita a los seres humanos y vive en el interior del tubo digestivo, normalmente en el intestino delgado, con su cabeza anclada en la pared intestinal. Puede medir hasta 3 o 4 metros de longitud. Dentro del intestino se reproduce mediante huevos que contienen larvas de tenia.

Los huevos son expulsados por las heces hacia el exterior, y son capaces de sobrevivir porque están recubiertos de una materia muy resistente. Estos huevos contaminan la tierra y las aguas donde no hay control sanitario de los excrementos humanos. A su vez, otras personas o animales como el cerdo, o el jabalí, o otros animales salvajes, pueden contaminarse al comer alimentos como verduras, hortalizas, o plantas que estén contaminadas por esa tierra o agua que contiene los huevos microscópicos de tenia.

Una vez en el intestino de otra persona, o de un cerdo o jabalí , el huevo de tenia libera la larva de tenia de su interior llamada oncosfera. La larva es capaz de atravesar la pared del intestino, llegar hasta los vasos sanguíneos o linfáticos, y viajar por su interior hasta llegar al tejido muscular esquelético o hasta el sistema nervioso central. Una vez alcanzado el músculo o el sistema nervioso del huésped (huésped intermedio), la larva se establece y se transforma en un quiste llamado cisticerco.

Cuando una persona come carne cruda o poco hecha de cerdo o de otro animal contaminado que contienen cisticercos en sus músculos, estos cisticercos se liberan en el interior del intestino y permiten que crezca y madure una nueva tenia dentro del nuevo huésped (huésped definitivo), perpetuando así el ciclo de contagio.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR